domingo, 8 de marzo de 2015

De los cuentos de hadas y las Fábulas que los componen

Regreso de entre los muertos, después de 2 años sin pasarme por aquí, para hablar sobre el cómic que me tiene enamorado en la actualidad.

Su título es "Fábulas", y cuenta la historia de las llamadas Fábulas.

Y hasta aquí la entrada de hoy.





Bueno venga, voy a explicarlo mejor. El cómic se publica bajo el sello Vértigo, de DC Comics, en 2003. Pero realmente yo no descubrí este mundillo a través del cómic. No poca gente me lo había recomendado, pero nunca me había puesto a buscarlo.

Yo lo descubrí de manos de Telltale Games, una empresa desarroladora de videojuegos, que en 2013 parieron el asombroso The Wolf Among Us.


 Telltale están especializados en aventuras gráficas, variando un poco la típica aventura gráfica point & click por algo más parecido a contar una historia. Hay gente que los critica alegando que no hacen juegos, si no novelas interactivas. A mi juicio eso es un poco absurdo, lo que yo sé es que todo lo que he jugado de estos tíos es mínimo interesante.

Yo sabía que The Wolf Among Us era un buen juego, y sabía que en un futuro lo jugaría. Por el nombre y las imágenes que había visto pensaba que iba sobre hombres lobo, o algo por el estilo. Por casualidad descubrí que realmente estaba basado en el universo de Fábulas, lo que me hizo recordar las recomendaciones de mis amigos y me aumentó las ganas por jugarlo. Eso hice, y me encontré una ambientación maravillosa que contaba una historia muy buena. El salto del juego al cómic era obvio, y eso hice. Y el cómic es incluso mejor.


En Fábulas, los personajes de los cuentos de toda la vida existen físicamente. El mundo real sólo es uno de los muchísimos mundos que existen, y es en otros mundos donde seres como Blancanieves, Cenicienta o el Príncipe Encantador existen de verdad. Estos seres se denominan a sí mismos "Fábulas". La historia cuenta como algunos siglos antes del comienzo del cómic (sí, siglos, las Fábulas son extremadamente longevas), las Tierras Natales (así llaman las Fábulas a sus mundos de origen) fueron invadidas por los ejércitos de un ser llamado el Adversario, que terminó por arrasarlas y conquistarlas casi por completo. Sólo unos pocos pudieron escapar por un portal que los depositó en nuestro mundo. Las Fábulas escogieron Nueva Ámsterdam como ciudad de residencia (la ciudad que luego se convirtió en Nueva York), y fundaron lo que ellos llaman Villa Fábula. Actualmente Villa Fábula se haya enclaustrada en un barrio de Manhattan, y se encuentra protegida por varios hechizos de protección, entre ellos los que hacen que los mundanos (así llaman las Fábulas a los habitantes de nuestro mundo) se mantengan alejados de Villa Fábula. Porque las Fábulas llegaron a nuestro mundo en plena época de caza de brujas, y pronto aprendieron que la mejor manera de sobrevivir aquí era pasar desapercibido.

Así viven en aparente armonía con los mundanos, escondidos a plena vista. ¿Pero qué pasa con las Fábulas que no tienen apariencia humana? Como por ejemplo los Tres Cerditos o Shere Khan. Un mundano se asombraría bastante si ve un cerdo o un tigre paseando por mitad de la Gran Manzana. Y si se ponen a hablar ya ni te cuento. Para eso las Fábulas crearon la Granja, una zona aislada a las afueras de Nueva York donde viven todas las Fábulas de apariencia no humana. Existen hechizos que pueden alterar la apariencia de las Fábulas y permitirles vivir en Villa Fábula (llamados "glamour"), pero su precio es desorbitado y sólo las Fábulas ricas pueden permitírselo.


 Una de las decisiones que tuvieron que tomar las Fábulas durante su exilio fue el llamado pacto de Villa Fábula. La invasión del Adversario forzó a todas las Fábulas a cooperar, incluso a enemigos jurados, por lo que decidieron que todos los que quisieran vivir en Villa Fábula tendrían que firmar un pacto por el que todos sus actos anteriores a ese momento serían perdonados y olvidados. Todas las Fábulas comenzaron desde cero, en igualdad de condiciones. Por eso, seres viles como Barbazul (noble con la bonita costumbre de asesinar a sus esposas) se codean con Fábulas como Bella sin ningún problema (sobre el papel, claro está).

Uno de los mejores ejemplos de este pacto es la Fábula que ostenta el puesto de sheriff de Villa Fábula. Nada más y nada menos que el todopoderoso Lobo Feroz. En español le llaman Lobo, en inglés el nombre es Big Bad Wolf, y todos le llaman Bigby. Éste Lobo Feroz es el protagonista del juego que comentaba arriba. Cuando yo descubrí que el juego no iba de hombres lobo, si no que manejabas al mismísimo Lobo Feroz, me entraron unas ganas terribles de jugarlo. Y bueno, realmente lo de que no va de hombres lobo no es del todo cierto...Un buen glamour cuesta muchísimo dinero, y sólo sirve para enmascarar la apariencia, no un gran tamaño. El Lobo Feroz es más grande que una furgoneta. Así que en su caso se decidió utilizar una de las reliquias mágicas que se guardan en Villa Fábula (artefactos que se pudieron sacar de las Tierras Natales durante el exilio). Un cuchillo que porta la maldición de la licantropía, dando a un humano la capacidad de transformarse en un lobo...o viceversa.

Gracias a esto el Lobo Feroz puede mantener una forma humana y puede moverse a sus anchas por el mundo mundano, desempeñando su papel de sheriff.


El cómic da una vuelta de tuerca a todos los cuentos clásicos, acercándolos más a las historias oscuras que muchos eran en origen. Así nos encontramos con que el Príncipe Encantador es un hombre terriblemente atractivo que exuda una suerte de "feromonas mágicas" que pueden seducir potencialmente a cualquier criatura y...al que le resulta imposible ser fiel. Jack de las judías mágicas es un pícaro siempre envuelto en todo tipo de estafas, que en general no suelen salir bien. Rapunzel es una preciosa joven condenada a no poder relacionarse durante más de 2 horas con ningún mundano, porque su pelo crece varios centímetros cada hora. El Espejo Mágico muestra a su usuario cualquier cosa que éste le pida, pero sólo si la pregunta se efectúa en verso. Pinocho es un niño real atrapado de por vida en un cuerpo prepúber, lo que le ocasiona muchos problemas en cuanto a entretenimiento adulto se refiere.

Y quiero dejar mi personaje favorito hasta ahora para el final. El llamado cariñosamente Papamoscas, anteriormente conocido como Príncipe Ambrose.


Nada más y nada menos que el príncipe que fue convertido en rana por una malvada bruja, y traído de vuelta a su forma humana por un beso de amor. Durante el exilio de las Tierras Natales se separó de su esposa y a sus hijos, y todos los días le pide al Espejo Mágico que los busque por él. De momento la búsqueda ha resultado infructuosa.

El mote de Papamoscas le viene porque aún mantiene el gusto por las moscas, su comida básica cuando vivió como rana. Esto de comer moscas en público le ocasiona pequeños arrestos que se le van acumulando, condenándolo a pagar su falta trabajando como conserje en el Bosque, edificio de apartamentos y sede del gobierno de Villa Fábula.

Es un pedazo de personaje y su historia es una maravilla que nadie debería perderse.

En España estos cómics se comercializan en tomos que recopilan unos cuantos números en su interior. La calidad de los tomos es excelente y el precio es normal. Para ordenador los podéis descargar en la página How to Arsenio.

Papa se despide de vosotros hasta la próxima entrada.

viernes, 3 de mayo de 2013

Florentinos, vampiros, y el señor Henri Beyle

Con esta entrada me dispongo a resucitar este maltrecho y abandonado blog desde sus cenizas, cual preciosa ave fénix.

El germen de esta entrada vino de una serie de vídeos sobre Florencia que visioné hace poco. El año que viene me voy de Erasmus a esa bella ciudad de la Toscana, y quería ver un poco qué es lo que me iba a encontrar (aunque la ciudad ya me la recorrí en su día en la piel de Ezio Auditore, jugando al Assassin's Creed II). En uno de esos vídeos hablaron de un síndrome que ya conocía de oídas, pero que no tenía ni idea de que tenía que ver tanto con Florencia. Pero empecemos por el principio.

El señor Henri Beyle fue un escritor francés que desarrolló su obra en el siglo XIX. Según la Wikipedia, es considerado uno de los primeros y más importantes literatos del Realismo. Pero tampoco quiero hacer una sesuda disertación sobre literatura francesa del siglo XIX. Más que nada porque no tengo ni la más remota idea del tema.

Henri Beyle para la posteridad

Este caballero gustaba de utilizar diferentes seudónimos para firmar sus obras, siendo uno de ellos Stendhal, el más conocido de todos. Así que tenemos un escritor francés que se hacía llamar Stendhal. Bien, pues se dice que en el año 1817 este señor viajó a Florencia, y en su diario relató que después de visitar la iglesia de Santa Croce experimentó unos síntomas muy desagradables. Ansiedad repentina, sensación de ahogo y pérdida de todas las referencias espaciales. Nadie pudo darle una explicación coherente a esos síntomas.



La iglesia de Santa Croce

Fue en los años 80 del siglo XX cuando la psiquiatra florentina Graziella Magherini acuñó el nombre de este curioso síndrome, poniéndole como no podía ser de otra forma el nombre del primero que lo padeció (y lo documentó): Síndrome de Stendhal. Esto sigue pasando ahora, y hay turistas que sufren esta ansiedad al verse rodeados de tanto arte de calidad como hay en Florencia. Es por esto que otro de los nombres de este trastorno es Síndrome de Florencia. También se le conoce como la enfermedad de los museos, por razones obvias.

Entre los psicólogos hay controversia con este síndrome, pues no son pocos los que no están convencidos de que esto exista realmente. De hecho, en el Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales no aparece esta patología. De todas maneras es algo curioso cuanto menos, y lo tendré en cuenta cuando visite los museos y monumentos de la preciosa Florencia. No tanto como para que me pase a mí, pues creo que no doy el perfil, si no para detectar a alguna persona que diga padecerla. Tiene que ser gracioso.

Y bueno, hasta ahora han salido florentinos y el señor Henri Beyle. Pero, ¿dónde están los vampiros? Bien, pues para hablar de estos vampiros os tendré que introducir un poco a lo que es un juego de rol.

Un juego de rol de los clásicos, de los de lápiz y papel, es un juego donde los jugadores interpretan un papel (un rol), se meten en la piel de un personaje, y actúan como él lo haría de existir en realidad. Es muy similar a lo que ocurre en una obra de teatro, sólo que la trama no está fijada. En una obra de teatro, cada uno de los actores representa un papel (un rol), pero sus actuaciones están fijadas de antemano por el guión. En un juego de rol, el director de juego es el que pone el guión principal y la ambientación, pero son los jugadores los que eligen como actuar en función a la personalidad del personaje al que interpretan. Para dictaminar lo que un personaje puede y no puede hacer, están sus características, que son una serie de números y rasgos que indican las virtudes y debilidades del personaje, y se usan tiradas de dados para darle el toque de azar que hay en la vida real.

Una de las ambientaciones de juegos de rol más conocidas es Mundo de Tinieblas. Es, básicamente (muy básicamente), como el mundo actual, pero más oscuro, más crudo, más peligroso. Donde en la realidad sólo tenemos oscuridad vacía que puede dar miedo o no, en Mundo de Tinieblas es muy probable que en esa oscuridad que te aterra haya algo que pueda hacerte daño. Mundo de Tinieblas es una ambientación en la que se pueden encontrar diferentes seres sobrenaturales, cada uno de ellos con sus reglas y su trasfondo. De los más conocidos son los Vampiros, los Vástagos de Caín. Y son de esos vampiros de los que os quiero hablar.

En Vampiro: La Mascarada, los vampiros están divididos en clanes, cada uno de ellos con diferentes características, poderes sobrenaturales y defectos. Uno de estos clanes son los Toreador (el nombre no tiene nada que ver con la tradición patria de torturar animales que tenemos aquí en España). Los Toreador son vampiros elegantes, son vampiros preocupados por la estética en extremo, son vampiros pasionales.

 Una Toreador

Tanto es así que el defecto de los Toreadores es precisamente una suerte de síndrome de Stendhal. Cuando un Toreador ve, siente o incluso huele algo verdaderamente hermoso (ya sea una persona, un cuadro, una canción o un bonito amanecer (este bonito amanecer sería en una película, porque el Sol los fríe, como debe ser)) debe pasar una tirada de Autocontrol para no caer embelesado por la sensación. Un Toreador tiene que ser capaz de controlarse a sí mismo ante las obras de arte o quedará eclipsado e incluso anulado por su belleza. Tal y como le pasó al señor Henri Beyle en el siglo XIX.

miércoles, 30 de mayo de 2012

¡Los Dioses han vuelto!

Este grupo merecería una completa y detallada entrada, y tenía en mente hacerla dentro de algún tiempo, pero teniendo en cuenta de lo que me he enterado hoy, no puedo resistirme.

¡Gigatrón han vuelto!


Pues eso, que han sacado un nuevo single, con increíble videoclip (en el que podías participar si querías y llegabas a tiempo, los extras que salen en el video son fans del grupo), y el 20 de octubre tocan en la Riviera, en Madrid, junto al Reno Renardo y Mamá Ladilla entre otros. Tengo que ir a ese concierto como sea. Como sea.

sábado, 19 de mayo de 2012

De metales, disolventes, y otras cosas

Hoy la cosa va de corrosión. Hay muchas cosas corrosivas en la Tierra. Tenemos los ácidos sulfúrico y nítrico, conocidos por ser parte de la famosa lluvia ácida. Tenemos el ácido clorhídrico, conocido por ser componente mayoritario del "agua fuerte", un fuerte producto de limpieza. Tenemos el ácido fluorhídrico, capaz de corroer el vidrio, y usado por tanto para preparar cristal esmerilado. También son corrosivas las lenguas de ciertas personas, pero eso se sale un poco del enfoque de la entrada.

La sustancia corrosiva de la que voy a hablar es el agua regia. Es una mezcla formada por ácido nítrico y clorhídrico concentrados en proporción 1 a 3 partes en volumen. Su nombre viene dado porque es capaz de disolver los metales reales o nobles, como por ejemplo el oro.


Se usa en ciertos procesos analíticos, para limpiar probetas (no sé de qué se tendrán que manchar para tener que usar esta barbaridad de caldo), y para trollear.

En trollear era un experto el Premio Nobel de química George Hevesy. Sueco y de origen húngaro, el tal George trabajaba en el Instituto Niels Bohr de Copenhague durante la Segunda Guerra Mundial, y cuando los nazis invadieron Dinamarca utilizó el agua regia para disolver las medallas de oro de los premios Nobel Max von Laue y James Franck para que no pudieran robarlas. La disolución obtenida la guardó en un estante de su laboratorio, y pudo recogerla después de la guerra, precipitar el oro para recuperarlo, y devolverlo al Instituto Nobel. Un tío grande.

Problem, nazis?

Sin embargo, como siempre en la naturaleza, hay excepciones. Una de ellas es el iridio, el metal más resistente a la corrosión y que resiste el agua regia. Es también el segundo elemento más denso, justo un pelín por detrás del osmio. Y me sirve para entroncar con el comentario de mi amiga Orko en esta entrada. Y además este metal tiene algunas peculiaridades que lo hacen bastante curioso.

Iridio posando para la cámara

Es uno de los elementos más raros de la corteza terrestre, y esto lo usan en la reciente película de Los Vengadores (que debéis de ver os gusten o no las historias de superhéroes), pero a mi gusto dándole un tono demasiado místico. Para no spoilear, digamos que en la peli sale una "cosa" que es "inestable", y necesitan iridio para "estabilizarla". Bien, pues una vez obtienen el iridio, lo tratan como si fuera algo único y sin igual. Cuando según Wikipedia, se extraen y se consumen anualmente unas 3 toneladas de este elemento, y haciendo cuentas te sale que una tonelada del material costaría aproximadamente unos 15 millones de dólares y medio. No es para comer tostadas untadas en iridio, pero ni de coña es tan raro ni aquí ni en el mundo de Marvel (donde recordemos sólo tienen Vibranium (metal ficticio que absorbe todas las vibraciones) suficiente para hacer 1 escudo, y en la peli del Capitán América se ve que lo tienen tirado debajo de una caja como si estuviera hecho de cartón-piedra) como para darle tanta parafernalia.

Por otra parte, se da el caso de que el iridio es mucho más abundante en los meteoritos que caen a la Tierra que en la propia corteza terrestre. Este dato fue clave para elaborar la hipótesis del meteorito que extinguió a los dinosaurios.

Resulta que al tomar muestras en las capas intermedias de estratos entre el Cretácico y Terciario se vio que había una concentración de iridio cientos de veces más alta que en el resto de la corteza terrestre. Y esto se daba a lo largo de toda la Tierra, en el mismo estrato. ¿Qué podía haber pasado?

Fijaos en la capa negruzca que hay a la altura del martillo

La Hipótesis Álvarez dice que el causante de la abundancia de iridio y la capa negruzca en ese estrato (que llamó límite K/T, K por Cretácico en alemán y T por Terciario) fue el impacto de un meteorito de gran tamaño. Según la abundancia de iridio estimaron el tamaño del meteorito, que parecía haber sido bastante grande, suficiente para provocar la extinción masiva que hubo por la época (un 50 % de todos los géneros existentes desapareció, entre ellos los dinosaurios). El problema era que un meteorito así de grande tenía que haber dejado un gran cráter. Y no había indicios de que existiera un cráter así de grande.

Lo que pasó fue que el cráter estaba medio sumergido, y de ahí que no se había encontrado cuando se formuló esta hipótesis. Gracias a unas prospecciones petrolíferas en la península de Yucatán, en México, se encontró el susodicho cráter, llamado de Chicxulub.

Esto parecía confirmar la hipótesis de Álvarez, y hoy es la más aceptada, aunque cada vez van saliendo nuevos datos que parecen decir que la cosa no está tan clara. Que las extinciones se produjeron un poco antes o un poco después del impacto, o incluso que pudiera haberse producido más de un impacto fuerte. De momento, es lo que se sabe, y se sigue investigando.

Me encanta empezar hablando de una cosa y terminar hablando de otra totalmente distinta.


lunes, 14 de mayo de 2012

El Rey Midas de la televisión. WTF?

Hoy la cosa va de series otra vez. Si sois aficionados a leer blogs de series en la red, sabréis que "El Rey Midas de la televisión" es el apodo que se le da a Jeffrey Jacob Abrams, J. J. Abrams para los amigos. Se supone que es porque todo lo que tocaba se convertía en oro, como el rey de la historia. Pero parece que el oro se está deteriorando.

De crear Alias, Lost y Fringe, que han sido éxitos en crítica y público (con sus altos y sus bajos, con el para mi gusto tramposo final de Lost, y con la baja audiencia que está teniendo en sus últimas temporadas Fringe), ha pasado a hacer cosas que no interesan a la gente.

Su serie Undercover, que iba de temas de espías y tal, duró 1 sola temporada, y su serie Alcatraz, que tenía una pinta increíble (y que creo que la cagaron en hacerla procedimental) ha sido cancelada al terminar también su primera temporada. Te podía gustar más o menos, pero el caso es que no te enganchaba como en su día lo hicieron Lost y Fringe. También ha participado en la película Super 8, que con un trailer genial que daba gana de enmarcarlo, mostraba una película que resultó ser mediocre.

Otro detalle que no me gusta de este hombre es su facilidad para incluir pseudociencias en los productos que crea. Tenemos por ejemplo las características espacio-temporales extrañas que se daban en la isla de Lost y que nos quedamos sin poder comprender (basadas en el mito de que con la mecánica cuántica "todo es posible"). También casi todos los episodios de Fringe, que aunque algunos tengan una base algo científica, se basan en energías que no se pueden medir y en vibraciones con poderes especiales más de lo que deberían (en sus últimos capítulos se están pasando con el tema de las vibraciones, pero bueno). Tengo que decir que al menos en Fringe estas pseudociencias "pegan", aunque sean chorradas científicamente hablando.

También se vio en Alcatraz, la última serie que le han cancelado, en la que se proclamaban a los cuatro vientos los poderes de la plata coloidal. La plata coloidal es una suspensión de partículas de plata que efectivamente tiene poder bactericida. De ahí a decir que hace todas las cosas que salen en el blog que ahí enlazo hay un gran trecho. Pues resulta que en Alcatraz la plata coloidal hace esto y más. Ahora viene un spoiler gordo de Alcatraz, pero como la han cancelado, ya qué más da.

En la serie se cuenta la historia de la prisión de Alcatraz, en la que en los años 60, sin venir a cuento, y sin dejar rastro, todos los presos y trabajadores de la prisión desaparecieron. En la actualidad, empiezan a volver de donde fuera que estuvieran, como si no hubiera pasado el tiempo para ellos. Aparte del caos, y de los destrozos y muertes que causan los regresados, los protas (mejor dicho, el jefe de los protas, el típico tonto que le oculta cosas a sus subordinados para que no puedan hacer bien su trabajo) se da cuenta de que algunos de estos "hijos pródigos" tienen plata coloidal en su sangre. Y, lejos de morirse por envenenamiento por metales pesados, los tíos vuelven convertidos en una suerte de superhéroes. Parecen ser inmunes a todo tipo de enfermedades. Sí, a todo tipo, exactamente lo mismo que afirman los magufos que venden la plata esta. Ya es lo máximo cuando a una de las protagonistas le pegan un tiro, dejándola en coma, y al médico de la empresa se le ocurre hacerle una transfusión de sangre de uno de los presos, afirmando que puede ser que eso la sane. Lo hacen, y efectivamente, la tía se despierta como nueva. Totalmente flipante.

Pero todo esto que estoy contando no da para una entrada. O al menos yo no tenía pensado escribir esto que estoy escribiendo. Hasta que he visto lo siguiente:




Un largo trailer de la nueva serie de Abrams. Supervivencia post-apocalíptica en un mundo en el que de golpe y porrazo han dejado de funcionar todas las fuentes de energía. WTF? Esa es la descripción que he encontrado por ahí, aunque viendo el trailer parece que lo que ha dejado de funcionar es la electricidad. ¿Pero cómo es esto posible? ¿A santo de qué un motor de coche va a dejar de funcionar así como así? ¿Es porque la energía química que usa el motor ya no funciona? ¿Por qué entonces los seres vivos no se han muerto? ¿Es (como ya he leído por ahí) un gran PEM (pulso electromagnético)? ¿En 15 años no han sido capaces de volver a fabricar nada que funcione con electricidad después del hipotético PEM? ¿Por qué coño cultivan cosas en los coches? ¿A santo de qué la electricidad vuelve a funcionar al acercar el colgante ese? ¿Emite el colgante un campo antipulso electromagnético que destroza las leyes de la física? ¿Sabe J. J. Abrams siquiera lo que es un PEM?

Todo esto y mucho más, en la siguiente serie de Paranoyas Abrams. Por vuestro bien os digo que no os encariñéis mucho con la tal Revolution, porque o no pasa de la primera temporada, o todo resulta ser un montón de mierda con patas en la que sólo importaba la evolución de los personajes.

PD. Por mucho que ahora despotrique, la veré en cuanto salga. Llamadme masoquista.


domingo, 11 de marzo de 2012

Mi serie favorita

Imagina que eres una chica joven y curiosa. Que te gustan las antigüedades y la fotografía. Que decides colarte de noche en un caserón abandonado de tu barrio con tu cámara, preparada para capturar imágenes nunca antes atrapadas. Que en una pared de la casa, cubierta con papel pintado, encuentras lo que parece ser una letra pintada, tal que así.

Que quitas el papel y la pintada dice: "Cuidado con el ángel llorón. Oh, y ¡agáchate! Oh, en serio, ¡agáchate! ___________, ¡agáchate, ahora!" Que en la línea que he escrito aparece tu nombre completo. Que, medio por la pintada medio por instinto te agachas, y gracias a eso esquivas una piedra que entra por la ventana y te iba a dar en la cabeza. Que miras por la ventana y sólo encuentras un jardín normal con una estatua.



Que sigues quitando papel pintado y debajo pone: "Con amor, El Doctor (1969)"

¿Crees que te picaría el gusanillo por saber qué demonios acaba de pasar? ¿Si fueras esa chica? Y teniendo en cuenta que no eres esa chica, ¿no sientes curiosidad por saberlo de todos modos?

Pues la respuesta son dos palabras: Doctor Who.

Lo que acabo de contar son los primeros 2 minutos de uno de los mejores capítulos de las new series de Doctor Who. En concreto el capítulo número 10 de la tercera temporada, llamado "Blink" (Pestañeo en castellano).

Yo no entiendo nada de producción de series, pero salta a la vista que el presupuesto usado al grabar este capítulo es mínimo. Casi ningún efecto especial, unos cuantos actores y un poco de atrezzo. Y acabo de decir que es uno de los mejores de la serie.

¿Cómo se consigue esto? Con un guión. Con un buen guión. Con un excelente guión. Y eso es lo que tiene este capítulo y lo que te vas a encontrar en esta serie. Unas historias contadas de un modo que roza la perfección y no te tratan como si fueras gilipollas. No te salpican la cara con cliffhangers que al ver el capítulo final resultan ser un macguffin gigante y por tanto no tenían sentido. Aquí todo tiene sentido. Y si no lo tiene es que más adelante lo tendrá, o que no lo has sabido encontrar.

Es una serie de aventuras. Es una serie de ciencia ficción. Es una serie de personajes. Es una serie histórica. Es LA serie.

Al basarse en buenos guiones, me atrevo a decir que si ni te gusta leer ni te gusta la ciencia ficción no te va a gustar la serie. Si te gusta la ciencia ficción pero no quieres libros ni en pintura, seguro que has visto bastantes películas del género en las que lo principal no eran los efectos especiales (bueno, sí que lo eran, pero eran nefastos) y te han encantado, por lo que amarás la serie. Por otra parte, si las naves espaciales y los botones de colores no son lo tuyo pero disfrutas de una buena historia escrita, quizás tardes un poco, pero terminarás también amando la serie. Piensa en algún libro que en un principio no te gustara por temática (por ser de fantasía, de ciencia ficción, de aventuras, de la masturbación del macaco pirenaico, etc) y su genial historia te haya terminado encandilando. Pues con Doctor Who pasa lo mismo.

Si te gusta leer y te gusta la ciencia ficción, puede ser que se convierta en tu serie favorita. Como es mi caso.

También hay que decir que estos buenos guiones se basan en un genial material de salida. El universo de Doctor Who es tan vasto, tan inmensamente enorme y rico, que los guionistas tienen libertad para inventarse lo que quieran. Cualquier cosa, por rara, bizarra, o extraña que sea, tiene cabida en él, y no desentona. Y si añades a esta ecuación los viajes en el tiempo que son parte principal de la serie, las posibilidades tienden al infinito. La cantidad de tramas realistas que puedes tejer si tu serie está ambientada en la actual Nueva York del mundo real tiene un límite, que no debes sobrepasar porque si no tus televidentes se sentirán como gilipollas (y recordemos que partimos de que no lo son).

Todo esto entronca con el motor que mueve la serie, que no es otra cosa que lo que le da nombre, el Doctor. Así es como el personaje se hace llamar, el Doctor, provocando que la mayoría de gente responda "Doctor who?" (¿Qué/quién doctor?), y de ahí el nombre de la serie.

El Doctor es un extraterrestre, un Señor del Tiempo. No es un título, es el nombre de su raza. Viaja a través del tiempo y el espacio en la TARDIS (siglas de Time And Relative Dimensions In Space), una nave espacial con forma de cabina de teléfono policial de madera azul de los años 60. Es más grande por dentro que por fuera (es un rasgo típico de la tecnología de los Señores del Tiempo). Al Doctor le gusta llevar acompañantes en sus viajes. Los acompañantes principales (por así decirlo) suelen ser chicas jóvenes y atractivas, lo que durante toda la duración de la serie (y eso es mucha duración) ha hecho que se alcen las voces criticonas tachando de sexista a la serie. Nada más lejos de la realidad, se ve perfectamente que la principal característica por la que son reclutadas son sus habilidades mentales. No tienen que ser cerebritos, pero una buena agilidad mental, curiosidad y afán de aventura son cualidades que gustan al Doctor. Y entre las distintas razas que pueblan el universo de Doctor Who estas cualidades son bastante abundantes entre los humanos, una de las razas preferidas del Doctor. Aunque sabe que somos capaces de lo mejor y de lo peor, no deja de remarcar lo maravillosos que somos cuando nos comportamos de forma humana, en todos los sentidos de la palabra. Ésta es la razón de que teniendo una máquina que viaja a través del tiempo y el espacio vaya tantas veces al planeta Tierra. Lo de la predilección por Londres ya es otra cosa (y oye, Manhattan ya está muy visto).

El Doctor es un personaje que odia la violencia. No porta armas con él, y el medio con el que se libra de los problemas es la inteligencia (junto con sus gadgets). Si tenemos en cuenta que en Inglaterra Doctor Who es la serie familiar por excelencia (yo siempre digo que ellos tienen Doctor Who, nosotros tenemos Los Serrano), me parece un referente perfecto a seguir por los niños ingleses (la curiosidad, el rechazo a la violencia, ensalzar la inteligencia y el amor a todas las razas por igual (vale, a casi todas) me parece una enseñanza muchísimo más beneficiosa que tirarte a tu hermanastra). Este odio a la violencia y amor por la vida se traduce en varias cosas. Si hay gente/cosas/bichos queriendo joder a otras, el Doctor intentará detenerlas. No matándolas, si no salvándolas. Dándoles una oportunidad de redimirse. Si no aceptan el trato, se vuelve implacable, destruyéndolos del modo que sea. En varias ocasiones son sus actuales acompañantes los que tienen que pararlo, puesto que tiende a pasarse.

A la vez amado, a la vez odiado. A la vez admirado, a la vez temido. A la vez alegre, a la vez triste. Un personaje que en unas pocas ojeadas parece muy plano y siempre igual, alegre, alocado y curioso, se demuestra con el tiempo que tiene muchas capas, y que los más de 900 años que tiene pesan, y mucho.

Y detrás de un gran héroe hay siempre un gran villano. Muchos grandes villanos en este caso. Lo que más mola de los villanos de Doctor Who es que todos tienen razón de ser. Aunque hay "simples" psicópatas que quieren destrozarlo todo porque sí, los hay que tienen una razón para hacerlo (que no significa que sea justificable, en ningún caso, si no que ellos ven una razón perfectamente clara). También los hay que están intentando alcanzar algún fin lógico, y les importa una mierda espacial lo que tengan que hacer para conseguirlo. Otro de los ejemplos del poder que tienen los guiones de esta serie es que si sin saber nada de ella te enseñan una imagen de uno de los enemigos más peligrosos del Doctor no puedes más que reírte. Parecen ridículos. Y es verlos un par de veces en la serie y ya se te crispan los nervios nada más oírlos.

A los que les gusten las ñoñerías, aquí también tienen, y de las gordas. Las relaciones del Doctor con sus companions son a la vez preciosas y tristes. Y justificadas. Porque puedo entender perfectamente que todas empiecen como empiezan y terminen como terminan. Smart is the new sexy, al menos en la tele.

Volvamos al principio de todo este escrito. "Blink", el 3x10. Es un buen capítulo para mostrar a los incrédulos que no ven la serie porque no creen que sea buena. Es un poco paradójico porque el Doctor tiene un papel pequeño en el capítulo, el peso de la trama recae en otros personajes, pero es un ejemplo perfecto de como crear una historia con viajes en el tiempo, hacerla interesante y dejarla completamente cerrada. Por otra parte, si alguien está decidido a verla, ya sea por recomendación de amigos o porque esta parrafada mía le ha estimulado la curiosidad (que si lo ha hecho, estaré tremendamente orgulloso), puede hacerlo perfectamente empezando por el primer episodio de las new series de 2005. ¿New series? ¿Qué dice este hombre? Pues resulta que Doctor Who es una de las series más longevas que existen. En 1963 se emitió el primer episodio, y de ahí estuvieron en antena hasta 1989. En 1996 se hizo una película intentando americanizar el personaje pero por suerte no cuajó. En 2005 unos guionistas (que eran unos frikis de Doctor Who y crecieron con él, de hecho el actual guionista principal, Steven Moffat, es hijo de uno de los guionistas originales, de ahí su agradecido frikismo) consiguieron relanzar el producto, tímidamente al principio, pero como tuvo una acogida impresionante siguieron adelante, y ahora están grabando la temporada número 7 (de las actuales, las new series). En total son 32 temporadas (26 en el periodo antiguo, más las 6 actuales, sin contar la 7 que se está grabando).

Y diréis, sí, mucha TARDIS y todo lo que quieras, pero desde 1963 el Doctor tiene que estar ya un poco oxidado. Es otra de las facetas que hacen a la serie tan peculiar. En principio ideado como un método de seguir grabando aunque el actor principal se fuera, ahora es otro de los motores de la serie. Si estáis leyendo el artículo entero, veréis que he dicho que el Doctor tiene más de 900 años. Pues bien, resulta que los Señores del Tiempo tienen un pequeño truco para engañar a la muerte. Cuando les llega el fin, en vez de morir como todo hijo de vecino, se regeneran. Entran en un proceso por el cual cambian cada célula de su cuerpo, obteniendo uno completamente nuevo. Éste cuerpo da una distinta personalidad al Doctor, y se comporta obviamente de manera un poco distinta, pero sigue siendo el mismo en el fondo. De 1963 a 1989 se cuentan las historias de los doctores 1 al 7. La película de 1996 cuenta la regeneración del 7 al 8. En las actuales van del 9 al 11, que es el que está actualmente. Como dato, decir que un Señor del Tiempo tiene "sólo" 13 regeneraciones.

Pero volvamos a hace párrafo y medio, al primer episodio de las new series. Hay gente que opina que es un mal episodio, y que puede hacer que la gente que lo vea crea que no le va a gustar el resto de la serie (de ahí que recomienden Blink para todo el que empieza). Yo opino todo lo contrario. Los villanos del episodio son harto peculiares, y van a resultar chocantes comparados con cualquier otro villano de series o películas, pero el episodio da pequeñas pistas sobre el personaje del Doctor que hace que quieras seguir viendo más y más. Y cuando esas pistas y enigmas sobre el Doctor son resueltos, no dejas la serie. Ya estás enganchado, y amarás al Doctor sobre todas las cosas. Por eso, si alguien ya está decidido a ver la serie, mejor que empiece por el episodio 1x01, "Rose". Además, en "Blink", las apariciones del Doctor son más impactantes si ya conoces al personaje de antes.

Por otra parte, dentro del universo de la serie han salido lo que se conoce como spin-offs. Son series que dentro de la ambientación de la serie madre, cuentan las historias de otros personajes. Son dos, Torchwood y The Sarah Jane Adventures. Ya he dicho que Doctor Who es una serie familiar. Pues bien, Torchwood sigue el trasfondo de la serie madre contando historias distintas y de un modo adulto que se desmarca en este sentido de Doctor Who. The Sarah Jane Adventures está pensada para los más jóvenes, aunque tiene momentos geniales también. Son buenas series aunque para mi gusto les falta lo más importante, y ese es el Doctor. Siguen teniendo buenos guiones (quizá no tan rozando la perfección) pero les falta ese detalle. Aunque por supuesto los personajes de las 3 series hacen sus cameos en las otras, y detalles que no se explican en Doctor Who son explicados en estos spin-offs, así que su visión es totalmente recomendable.

Otro tema a tratar es el doblaje. El doblaje al español es una basura. Punto. Mata el carácter rematadamente inglés de la serie, sus acentos (que antes de que me saltéis a la yugular con que todo el universo habla en inglés, ese detalle tiene explicación coherente dentro de la serie), las voces de los distintos Doctores (que es genial escucharle hablar y divagar sobre cualquier cosa), y las voces de los villanos. Hay unos en concreto que tienen una voz extremadamente peculiar, geniales en la versión original, y que en el doblaje a español son sólo una voz grave con sonido de pulsar botones de fondo. No os voy a poner vídeo de eso porque sería muy spoileroso, pero os dejo estos vídeos del Décimo Doctor explicando a un humano lo que es el tiempo. Además de los juegos de palabras perdidos, las distintas expresiones que usan los personajes que pierden fuerza en el doblaje...


 

En fin, que es una serie totalmente recomendable, que es mi serie favorita y que si sigo puedo tirarme aquí horas y horas hablando, así que de momento me callo.

PD. Debido a la debacle de megaupload se ha convertido en complicado hacerse con los capítulos de esta serie, y de un tiempo a esta parte he pensado en montar unos archivos para torrent con los capítulos en versión original y sus correspondientes subtítulos sincronizados por mí (que si es difícil encontrar los capítulos, ya no te digo encontrar subtítulos sincronizados, mejor hacerlo uno mismo). Cuando lo haga (que todavía estoy en ello, Work In Progress que dicen los guiris), lo postearé en páginas de descargas ajenas al blog vayamos a que venga el FBI y me cierre el chiringuito. Los que quieran disponer del enlace de los episodios, que me dejen un comentario aquí o lo que sea.

miércoles, 15 de febrero de 2012

Big Culo Day 2012

Me encuentro nada más levantarme con que hoy, día 15 de Febrero y día que termino los exámenes, es el Big Culo Day 2012. Ahora debería de estar estudiando estadística, pero en vez de eso me he tomado un par de minutos para aportar mi culito de arena a este grandísimo evento. Aquí os dejo el culo de Karen Gillan, la preciosa actriz que interpreta a Amy Pond en Doctor Who. Feliz Big Culo Day 2012.
Caracterizada de policía sexy Otra ve de poli sexy Con un vestido